La era de la información: aburrimiento 2.0

      Nos aburrimos de la gente porque hoy en día nos conocemos demasiado rápido.    "Hola, ¿tienes facebook?" ...

   



  Nos aburrimos de la gente porque hoy en día nos conocemos demasiado rápido.
   "Hola, ¿tienes facebook?"
   Si la respuesta es afirmativa (lo más probable es que así sea) tenemos ante nosotros un mundo lleno de información sobre esa persona a la que acabamos de conocer.
   Fotos, gustos musicales, orientación sexual, preferencias religiosas, cine, estudios, trabajo, edad, lugar de residencia, pais de origen, amigos en común, amigos en total, más fotos y fotos y fotos.  Las fotos en sí mismas ya dicen mucho.

  Si conocemos a una persona que usa facebook a menudo (u otras redes sociales) en un par de días nos pondremos al tanto de prácticamente toda su vida.        

   Claro que su pasado tal vez no aparezca reflejado en las redes sociales, siempre nos queda eso por descubrir -a veces ni eso-.
   Lo genuino de conocer a alguna persona nueva es ir descubriendo poco a poco como es, como se comporta, cuales son sus reacciones ante cualquier situación.

   Si todo eso lo descubrimos en dos o tres imagénes o frases de filosofía barata que esa persona cuelga en su muro nunca sabremos quien es realmente. Porque muchas personas creen que están de acuerdo con esas frases que comparten, pero en su día a día sus actos son lo contrario a lo que supuestamente alaban de ese contenido vacío. Las frases que se aplican a ellos mismos o a su alrededor no concuerdan con sus actos posteriores.

   

   Nos saturamos de la gente porque la información nos cae como una avalancha de nieve, nos entierra entre millones de datos que a veces incluso preferiríamos no conocer. A menos que la otra persona -o tu mismo- sea lo suficiente interesante como para poder hablar de cualquier tema que no sea el gusto a la hora de elegir una película o las aventuras del último viaje, nos cansaremos de una persona si miramos su facebook (u otros)en 2.0 segundos.
  

0 comentarios: