FRAGMENTO: Tommy el que nunca duerme

Pues aquí os dejo el fragmento de otro de los relatos incluido en  Sueños de Otro Mundo  , titulado "Tommy el que nunca duerme"...


Pues aquí os dejo el fragmento de otro de los relatos incluido en Sueños de Otro Mundo , titulado "Tommy el que nunca duerme".

A este relato le tengo especial cariño, porque está inspirado en una historia que escribí hace mucho, mucho, pero que mucho tiempo y aunque ha cambiado bastante respecto al original, el título y la esencia de Tommy sigue conservándose con el paso de los años.

¡Espero que os guste!

Permaneced atentos para saber como continúa :)



 —Es la tercera vez que me mudo en dos años —digo con voz lastimera, espero sonar lo más convincente posible. Hablo por teléfono móvil desde la cocina de mi nueva casa. Con una mano sostengo el móvil pegado a la oreja y en la otra tengo un sándwich de mantequilla de cacahuete a medio terminar. Me encantan estos placeres tan mundanos, ya había olvidado el sabor de la mantequilla de cacahuete.
Al fin me he decidido a ayudar a Tommy. Su insistencia ha dado resultado y aquí estoy. Es un testarudo pero en el fondo es buen chaval.
¿Quiere decir que el fantasma viaja con usted, señor Ford? —pregunta la mujer al otro lado.
Eso parece sí. Puedes llamarme Joe —replico intentando ganarme su confianza.
De acuerdo Joe pero si es un fantasma recurrente será más difícil y eso conlleva otros detalles, no sé si me entiendes.
¿Más dinero?
Tommy tenía razón, su farsa se huele desde lejos.
Sí —responde y hasta puedo notar como sonríe para sus adentros.
El fantasma es muy pero que muy recurrente, sí —digo paseando por la cocina maravillado por los grandes ventanales que permiten que la luz natural ilumine la estancia. Cuanto extrañaba esta luz tan brillante y blanca. Allí está el recurrente Tommy, sentado en el bordillo de la piscina con los pies a remojo y como siempre, sonríe; no sé que es lo que le hace tanta gracia, desde luego si yo tuviese su cara y su cuerpo no encontraría motivos para reír. La sangre reseca apenas se ve, ya que todo él es como un tizón negro por las quemaduras que sufrió en el accidente. Dejo el sándwich en la encimera y lo saludo agitando la mano pero Tommy no me devuelve el saludo. Es un maleducado aunque bien mirado, tampoco tuvo la oportunidad de recibir demasiada educación—. El dinero no es problema pero es un fantasma un poco tímido, no se presenta ante extraños así como así.
—Lo haré salir —dice la tipa con seguridad absoluta. ¿Será que se cree sus propias mentiras?
No lo dudo —lo digo con tanta ironía que puedo sentir como la medium frunce el ceño con desconfianza. Seguro que piensa que está hablando con alguien que pretende desenmascararla y de hecho, está en lo cierto.
[...]

0 comentarios: